El país tambien depende de ti

El país tambien depende de ti

Tu familia, tu municipio, tu Estado, tu país, dependen también de ti.

Por: Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, Administrador Apostólico de SCLC | Fuente: Catholic.net

VER

El próximo domingo 1 de julio es muy importante para el país, pues elegiremos al presidente de la República, senadores, diputados federales, gobernadores y diputados locales en algunos Estados, y a muchos presidentes municipales. Las campañas electorales en los medios han sido fastidiosas, pero ya vamos a descansar de ellas. La expectativa general es quién ganará. Y esto es más trascendente que ganar un partido del mundial de futbol.

Muchos ciudadanos desean que triunfe su candidato, porque esperan que su situación personal pueda mejorar. Se dejan impresionar por las propagandas y por los ofrecimientos que todos hacen, como si fueran dioses que todo lo pueden cambiar, o mesías redentores, en cuyas manos estaría la salvación del país. No se dan cuenta de que ni Dios, que es omnipotente, cambia todo, no porque no pueda, sino porque respeta nuestra libertad para seguir o no seguir sus planes, para trabajar o no por su Reino de verdad y de vida, de santidad y de gracia, de justicia, de amor y de paz. Ni Jesucristo nos quita nuestra libertad para pecar, a pesar de que él sea perfecto en todo y haya vencido el pecado y la corrupción. Ni el Papa, que anhela que todos seamos santos, puede evitar que algunos creyentes vayamos por otros caminos. Ni el obispo, ni el párroco, ni el pastor protestante, a pesar de que luchen por la conversión evangélica de la comunidad, pueden evitar que algunos de sus integrantes sean corruptos, ladrones, asesinos, lobos con piel de oveja, narcos, mentirosos, infieles, etc. ¿Son más poderosos y eficientes los candidatos, los gobernantes, los políticos, que Dios? Claro que no. Aún más; ni los padres de familia pueden garantizar que sus hijos se portarán siempre bien, pues hay muchas influencias que los contaminan, a pesar de los consejos y las normas de casa. ¿Qué candidato puede garantizar que se va a acabar la corrupción y la maldad en el país? Ni que todos los mexicanos fuéramos sus muñequitos a quienes pueden mover a su gusto.
Hay que ser realistas y no hacerse ilusiones. No olvidemos procesos electorales de otros años. La corrupción, la violencia, la inseguridad se cuelan por todas partes, y su eliminación no depende sólo de un proyecto político. Tu familia, tu municipio, tu Estado, tu país, dependen también de ti, y no sólo de quien gane una elección en cualquier nivel. Si tú no cambias, tu alrededor inmediato no cambia. Si tú no trabajas, tu situación no va a mejorar. Si cada quien asumimos nuestra responsabilidad, las cosas pueden cambiar.

PENSAR
El Consejo de Presidencia de nuestra Conferencia Episcopal acaba de emitir un documento para estos últimos días previos a las elecciones, y entre otras cosas nos dice:

“Las elecciones son sin duda un momento especial para expresar de manera crítica, responsable e informada nuestro derecho sobre quién nos debe gobernar, es decir, sobre quién debe coordinar los esfuerzos, para que entre todos -sociedad y gobierno-, podamos construir el bien común que México necesita.
El actual proceso electoral ha generado polarización y encono no sólo entre los candidatos sino entre algunos de sus seguidores, que en muchas ocasiones parecieran privilegiar más la pasión que la razón, más la descalificación que el argumento, más el deseo de destruir al adversario que la construcción de puentes de cara a un México reconciliado. Es preciso entender que las propuestas de gobierno que han presentado los candidatos, deben estar acompañadas de la más firme voluntad por lograr consensos y acuerdos que no sólo den viabilidad política a las ideas, sino que coadyuven a la reconciliación social.
La paz se construye paso a paso, día a día. Todos debemos convertirnos en sembradores de paz. Hoy más que nunca México necesita vivir en un clima de paz para poder caminar y seguir construyendo hacia delante.
Es una obligación moral ejercer nuestro derecho al voto. Todos debemos participar en este importante ejercicio de responsabilidad cívica: jóvenes y adultos, mujeres y hombres, habitantes de zonas urbanas y rurales. En las condiciones actuales el abstencionismo no nos ayuda a madurar como ciudadanos llamados a construir una democracia más sólida. Ejerzamos el derecho que tenemos para votar en conciencia, por el partido o el candidato de nuestra preferencia que mejor represente el máximo bien posible.
Es urgente construir un mejor México con más oportunidades de desarrollo humano integral para todos. Sin embargo, actualmente existen importantes tensiones sociales que han conducido a divisiones, resentimientos y violencias. Las fuerzas meramente humanas nunca alcanzan para volver a reunir los corazones, para reconciliar a las familias, para hacer concordia entre los pueblos”.

ACTUAR

Participemos con nuestro voto el próximo domingo, porque sí influye en los resultados, pero no nos hagamos ilusiones falsas. Ni el mejor candidato puede cambiar toda la realidad, aunque él sea una buena persona; también depende de lo que tú seas y hagas. Pidamos al Espíritu Santo que nos ilumine para tomar una sabia decisión al votar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *